página principal

XUNTA DE GALICIA / CONSELLERÍA DE CULTURA Y TURISMO

"Taller de iniciación a la escritura"

Taller que invita a escribir analizando algunos aspectos relacionados con la elaboración de un texto narrativo. Una parte analiza la relación entre cine y literatura, comparando como narran los dos géneros

 

A cargo del poeta y escritor, Francisco Xósé Fernández Naval

Francisco X. Fernández Naval ha sacado una novela de una lata de membrillo. Era el recipiente en el que su tía María Luisa guardaba un puñado de fotos y de cartas escritas por un voluntario de la División Azul desde el frente del Este. Tras la lectura de aquellas misivas, la protagonista del relato, María Luisa, “empezó a crecer como si fuera el personaje de una lámpara maravillosa”. Y el resultado fue A noite branca, una apasionante novela de 414 páginas publicada por Xerais.
El protagonista de la novela es un voluntario de la División Azul del barrio de A Ponte que recorre Europa entre julio y octubre de 1941, viajando en tren y a veces caminando. Una de las voces principales es la del divisionario. Narra la acción desde cuatro voces: las cartas que escribe el voluntario desde el frente del Este, la historia del pelotón de ourensanos en la batalla de Leningrado, un monólogo de María Luisa y las andanzas del escritor que investiga los hechos

 

BIOGRAFÍA

José Francisco Fernández Naval. Ourense, un jueves de abril de 1956, a las 20.00 horas horas.Dende 1982, y por elección, residen en La Coruña.
El río hasta el mar. La constancia de agua y esta transición, un universo de perspectivas y sombras, abrazos y risas, de las ausencias. La vida y la firmeza de vidrio, un olor a bosque, a la vista de una mirada fugaz, el eco de unos días de canto en la memoria, el deseo de las pérdidas.
Y los pájaros, una extensión de destellos y el aire, un vértigo seguro de que las palabras, como los sueños, volar.
Durante la infancia, todos los días en el almuerzo, la radio de Marconi, que se encuentra en un estante encima de la cabeza, anunció la noticia de la radio nacional. Siempre la misma canción, el mismo triunfo de sonido, la misma voz. Para escapar de esa realidad gris que no entiende, pero se ahoga, mi hermana y yo estábamos exigiendo una voz en la historia de nuestra madre. Nos no una fábula historias convencionales que se escucharon en la memoria de la familia, el pueblo, el río y la orilla dijo. Probablemente nacido por lo que mi gusto por escuchar y la necesidad de contar. Las historias de mi madre y el cine. Mi padre trabajaba en la película que había sido su tío. Antes de que ella era viejo para ocupar una silla, me senté en el suelo de una etapa y un agujero que había hecho y con un ojo, vio las películas. En el escenario o en una cabina, pensando que la máquina contenía todas las personas y todo el paisaje, tal vez empecé a soñar. Entonces, al igual que con el cuerpo de asiento, vio todas las películas posibles, y de nuevo, y la memorización de las canciones. Realmente, la vida es inferior a la música de cine en ella. En la pantalla, en los momentos trascendentales, siempre hay una melodía que acompaña a los protagonistas.
A pesar de que empecé a escribir poesía y obras de teatro, la narrativa y encontré una manera de desarrollar un espacio mundos. Algunos son parte del territorio de la imaginación y la memoria de los demás. Sin embargo, nunca he dejado de escribir poemas. La lectura y la escritura de la poesía es una necesidad, es ella la que nos acerca más a la intuición de puzzle, el misterio que somos y lo que vivimos. notas de poesía de otro tiempo en nuestra condición humana y efímero. Y la que está más cerca de la revelación de esta verdad que buscamos, pero huye de nosotros como una sombra fugaz. Cada mañana me levanto media hora antes de lo necesario, mediante la lectura de versos. La lectura de versos que inauguran primera hora del día en un área de sensibilidad e inocencia que me protege. Entonces la realidad puede alterar el efecto inicial, puede golpear el viento de la desolación y barbarie, pero incluso sin conseguir la inmunidad, las defensas son más grandes y más firmes las paredes que me mantienen y protegen.
Amigos me llaman guiño. Báñome verano y el invierno en alta mar. Hay calveei tiempo, pero os animo a usar sombreros. Me gustan los pájaros, los amigos, viajar, andar en bicicleta, leer y poner la propia carta de canciones famosas, por lo que parece que son más de mi y, sobre todo, me gusta abrazos.

 

http://fernandeznaval.blogaliza.org/autor/

.

 

 

 

 

continua más informacio

n cursos de diseño web